Reflotamiento de cristalinos y lentes luxadas

La cirugía de la catarata es una de las intervenciones oculares más frecuentes realizadas en nuestro medio. La catarata se produce debido a una opacificación del cristalino. 

El cristalino se encuentra situado en el segmento anterior del globo ocular, detrás del iris y el humor acuoso, y delante del humor vítreo. Está rodeado por una cápsula transparente y sujeto por las fibras zonulares.

¿Qué es la luxación del cristalino y por qué se produce?

En la cirugía mediante facoemulsificación de la catarata se rompe el cristalino con un instrumento de ultrasonido y se succiona hacia fuera. Una de las complicaciones más graves de esta intervención es la caída de fragmentos de catarata hacia la cavidad vítrea durante el procedimiento quirúrgico. Puede deberse a rotura de la cápsula posterior que rodea el cristalino por detrás o  por dehiscencia zonular. Es más frecuente en ojos vitrectomizados y en el síndrome de pseudoexfoliación del cristalino. El cristalino también se puede luxar de forma espontánea o tras un traumatismo.

¿Qué es la luxación de la lente intraocular?

Tras la extracción de la catarata se suele colocar una lente intraocular (LIO) que sustituye al cristalino. La luxación de una LIO bien implantada no es una complicación frecuente  pero sí grave. La mayoría de luxaciones de lentes intraoculares a cámara vítrea se producen durante los primeros meses posteriores a la cirugía de la catarata. 

Tratamiento quirúrgico de cristalinos y lentes luxadas. Reflotamiento

Para la extracción de los fragmentos de cristalino o de una LIO luxada se realiza una vitrectomía y se liberan las adherencias del vítreo al cristalino. Se inyecta perfluorocarbono líquido (PFCL) en la cavidad vítrea debajo del cristalino luxado o de la LIO para que floten en la superficie anterior de la burbuja de PFCL. Además el PFCL permite proteger la retina durante la intervención.

Para la extracción del material se puede realizar troceado mecánico de los fragmentos, fragmentación ultrasónica o extracción vía limbar en casos de núcleo muy duro. Los fragmentos serán manipulados atrayéndolos hacia el centro para su extracción.

En el caso de LIO luxada, esta flotará sobre la burbuja de PFCL facilitando su manipulación con pinzas y protegiendo la retina. Se puede proceder a su extracción y sustitución por una LIO de cámara anterior, por sutura de una LIO en cámara posterior a sulcus u optar por su eliminación y el uso de lentes de contacto.

La utilización del PFCL facilita el tratamiento de los cristalinos y las lentes intraoculares luxadas. Evita causar lesiones en la superficie de la retina, simplifica la manipulación y disminuye las complicaciones.